3 útiles tips para el manejo de las finanzas personales

La economía y las finanzas son temas que nos atañen a todos. Las fluctuaciones de la economía mundial, que muchas veces pueden parecer lejanas e insondables, inevitablemente terminan afectando lo que nos rodea: los precios de lo que consumimos, de los servicios que utilizamos, nuestro bolsillo, en fin. Es por esto que no podemos ser indiferentes ante esta realidad. una tendencia cada vez más general es que las personas recurran por asesoría a uno de tantos especialistas financieros con páginas personales en la red, lo cual es muy útil, pues la ayuda de un experto siempre es una guía confiable a la hora de recorrer un territorio desconocido y ajeno como pueden ser los intrincados caminos de la ciencia del dinero. Pero, antes de que tomes esa decisión, como preparación queremos darte en 3 sencillos tips algunos consejos que pueden ayudarte con tu economía.

La importancia de tener un colchón

Como sabemos, muchas veces la vida es impredecible. La economía, como parte del mundo y su continuo devenir, también puede llegar a serlo, aunque responda a ciertas leyes que permiten algún grado de previsión. Sin embargo, muchas veces aparecen crisis que toman desprevenido incluso hasta al más sesudo de los analistas. Nosotros, personas comunes y corrientes que nos dedicamos a otra cosa, no estamos exentos a sufrir los embates de una repentina crisis. O, sin ir muy lejos, a nivel personal: a veces se presentan emergencias que nos exigen una capacidad de respuesta inmediata. Es por esto que se hace necesario contar con la organización suficiente para presupuestar y monitorear lo que ganamos, con el objetivo de tener un margen de reserva. Un colchón, como muchos pueden llamarlo. La importancia del mismo es doble si eres un emprendedor: en este sentido, se hace prácticamente imprescindible. Al manejar un negocio, nunca sabemos si en algún momento algo no saldrá como queremos. Es por eso que el ahorro es lo más importante al hablar de finanzas personales.

Paga lo que debes

El financiamiento de las deudas puede llegar a ser un dolor de cabeza. En nuestra economía personal, el pensar en usar un porcentaje importante de lo que ganamos para cumplir con los compromisos adquiridos con un banco puede ser desalentador, pero si se echa mano de la organización, todo se puede, e incluso con la menor de las molestias posibles. Ante todo, es de vital importancia entender que un crédito es un compromiso contractual contraído y que el no cumplimiento con nuestros acreedores trae consecuencias graves, que pueden ir desde la pérdida de la confianza (y de las oportunidades para pedir nuevos créditos, pues todo queda registrado en nuestro historial), hasta la pérdida de bienes y propiedades dejados en garantía. Es por esto que, si se tienen deudas, el pagarlas debe ser prioritario.

 

Aprovecha la tecnología

Por más complejo o amenazante que pueda resultar el mundo de hoy, algo que no se puede negar es que ofrece una gama de herramientas que nunca antes estuvieron al alcance de ningún ser humano en otra época de la historia. Es necesario echar mano de estas herramientas para simplificar cosas tan complejas como la economía, aún en una escala personal. Muchos bancos ofrecen una gran variedad de servicios y productos en línea que facilitan las tareas de pagos y transferencias, por ejemplo, con lo cual se ahorran muchos dolores de cabeza y olvidos a mentes dispersas, con poca capacidad para la organización, o simplemente con demasiadas cosas en que pensar. Si aprovechamos estas herramientas, que nos facilitan los trámites simples, tendremos más oportunidad para el pensamiento estratégico, y así la planificación de nuestras finanzas personales será más profunda y efectiva.

Leave a Reply